miércoles, 18 de abril de 2012

La Rosa y La Espina


Esta frase llego a mi mente sin ser buscada... 

         Como un mensaje que mi corazon ya sabia pero que mi mente no podia escuchar.

Siento que asi es la vida de cada uno de nosotros...

          Quizas hay muchas rosas que nos dan su aroma y llenan nuestro mundo de color...

           Pero tambien estan acompañadas de espinas que nos hieren y lastiman el corazon...

En la vida hay tristezas y alegrias... Hay lagrimas y tambien hay risas...
Hay momentos en los que todo parece perfecto, y deseas que no acabe, tenerlo siempre tuyo....
Mientras hay otros momentos que desearias que la tierra te tragaras, y lloras y gritas de dolor...

Y si es cuestion de hablar de mi siempre vivo entre los dos...
Aunque la mayoria del tiempo siento que los momentos tristes son mucho mas largos...

En las noches cuando me encierro en mi cuarto y comienzo a llorar en el silencio...

Alli donde nadie puede verme ni escucharme, derramo sobre mi almohada los lamentos....

La vida es un rosal.... 
           Lleno de rosas y lleno de espinas.....

Rosas que alegran nuestra vida, brindan color, aroma, sueños, risas....
Y espinas que cuando la rosa se marchita muchas veces no comprendemos por que ellas siguen aqui....

Si solo causan dolor y heridas... lastiman el corazon y la piel de quien las toca....  por mas que las trates con amor y con dulzura, una espina nunca dejara de ser espina....  ni dejara de hacer lo que hacen todas las espinas, herir a quien la ama...

Pero solo queda una cosa en esta vida...
          disfrutar de las rosas y aprender a vivir entre las espinas....
          u odiar a la rosa y llorar por las espinas....


ABZURDAH ZENIZIENTAH

3 comentarios:

yoquemebusco dijo...

Hay una canción de Mecano que dice:

Es por culpa de una hembra
que me estoy volviendo loco.
No puedo vivir sin ella,
pero con ella tampoco.

Y si de este mal de amores
yo me fuera pa la tumba,
a mi no me mandéis flores,
que como dice esta rumba:

Quise cortar la flor
más tierna del rosal,
pensando que de amor
no me podría pinchar,
y mientras me pinchaba
me enseñó una cosa
que una rosa es una rosa es una rosa...

Y cuando abrí la mano
y la dejé caer
rompieron a sangrar
las llagas en mi piel
y con sus pétalos
me las curó mimosa
que una rosa es una rosa es una rosa...

Pero cuanto más me cura,
al ratito más me escuece,
porque amar es el empiece
de la palabra amargura.

Una mentira y un credo
por cada espina del tallo,
injertándose en los dedos
una rosa es un rosario.

Quise cortar la flor
más tierna del rosal,
pensando que de amor
no me podría pinchar,
y mientras me pinchaba
me enseñó una cosa
que una rosa es una rosa es una rosa...

Y cuando abrí la mano
y la dejé caer
rompieron a sangrar
las llagas en mi piel
y con sus pétalos
me las curó mimosa
que una rosa es una rosa es una rosa...

Es de mis favoritas.


¡salú!

Lucía

Zeltax dijo...

me encanta lo que escribes, así como lo escribes, lo de las rosas es genial.
Saludos

Anónimo dijo...

Muy bello
asi es el hermoso camino del SENIOR JESUS.
tan angosto y lleno de rosas color carmeci.pero tamvien con el tallo y sus espinas y el bello olor fragante de su hermoso ser